18-02-2020 12:26 PM Tiempo de Jerusalén

Italia quiere convertirse en el primer socio europeo de Irán

Italia quiere convertirse en el primer socio europeo de Irán

El Presidente del Senado de Italia dijo durante un encuentro con el presidente del Parlamento de Irán que su país quiere recuperar su posición de socio comercial europeo número uno de Irán.

El Presidente del Senado de Italia, Pietro Grasso, dijo durante un encuentro con el presidente del Parlamento de Irán, Ali Lariyani, que su país quiere recuperar su posición de socio comercial europeo número uno de Irán.

Durante un encuentro en los márgenes de la Cuarta Conferencia Mundial de Presidentes de Parlamentos, que se celebra en la sede de la ONU en Nueva York, Grasso describió el acuerdo nuclear entre Teherán y las potencias mundiales como una gran oportunidad para la mejora de relaciones entre Irán y la Unión Europea.

Él aprecio también el papel fundamental que juega Irán en la región, en especial en la lucha contra los grupos terroristas, como el EI y Al Qaida, y dijo que los dos países mantienen un buen nivel de cooperación en la campaña contra el crimen organizado y el narcotráfico.

Por su parte, Lariyani dio la bienvenida a los vínculos económicos entre Irán e Italia y dijo: "Creemos que la cooperación económica debe continuar mediante la transferencia de tecnología y estamos dispuestos al desarrollo de la cooperación basada en este enfoque".

Él calificó al terrorismo de "tema global que afecta a todos los países" y añadió: "El problema del terrorismo debería ser confrontado estratégicamente en un marco transregional".

Los italianos firmaron el primer memorando de entendimiento sobre transacciones comerciales entre Irán y un país europeo tras el reciente acuerdo nuclear entre Teherán y las seis potencias mundiales en Viena el pasado 14 de Julio.

Este memorando comercial fue suscrito en los márgenes de un encuentro entre el ministro iraní de Industria, Mohammad Reza Nematzadeh, y la ministra italiana de Economía, Federica Guidi, en Teherán a principios de agosto. Según el contrato, los dos lados aceptaron impulsar sus vínculos comerciales y compartir conocimientos en este campo. En la delegación italiana viajaban directivos de numerosas empresas públicas y privadas.