19-10-2017 02:49 AM Tiempo de Jerusalén

Así rescató el comando especial sirio-Hezbolá al piloto ruso

Así rescató el comando especial sirio-Hezbolá al piloto ruso

Un comando de élite mixto sirio y de Hezbolá llevó una operación de doce horas el martes en cooperación con Moscú para rescatar al piloto ruso superviviente que saltó del avión Su-24...

Un comando de élite mixto sirio y de Hezbolá llevó una operación de doce horas el martes en cooperación con Moscú para rescatar al piloto ruso superviviente que saltó del avión Su-24 derribado por cazas turcos... Un diario sirio, Al Watan, y la agencia rusa Sputnik contaron el jueves cómo se había producido la operación.

El Su-24 se estrelló el martes en el norte de Latakia, en el noroeste de Siria, donde hay grupos armados desplegados.

Los dos pilotos pudieron eyectarse del avión antes de que este se estrellara y saltar en paracaídas.

Uno de ellos, Oleg Peshkov, fue abatido por disparos de terroristas del Ejército Sirio Libre cuando descendía en paracaídas. El otro fue reportado como desaparecido.

“Seis comandos de Hezbolá y 18 miembros de una unidad de élite de los servicios especiales del Ejército del Aire sirio y un traductor (de ruso)”, se infiltraron el martes a 3,5 kms detrás de las líneas enemigas en la región montañosa de Al Attira y encontraron al piloto”, indicó el diario Al Watan. Al Attira se encuentra a diez kilómetros de la frontera turca.

Según el periódico, la operación comenzó el martes a las 11 de la mañana (hora local) a partir del Aeropuerto de Humaimin, al sur de Latakia, que alberga a las fuerzas aéreas rusas, después de que “el lugar donde se ocultaba el piloto, Konstantin Murajtin, fuera descubierto por la dirección militar rusa”.

Un drone ruso comunicó entonces al comando la localización del piloto así como la de los grupos terroristas. El piloto fue encontrado gracias al dispositivo de GPS que llevaba.

El comando sirio y de Hezbolá emprendió la marcha hacia el sitio donde hallaba el piloto, que estaba en contacto con responsables militares rusos. Se trató de una carrera contra el tiempo, ya que los terroristas del Ejército Sirio Libre (ESL) también le estaban buscando.

De hecho, el comando fue descubierto por uno de estos grupos y se inició un enfrentamiento armado. Varios terroristas fueron abatidos mientras que el resto huyó el lugar.

Fuerzas especiales turcas

Existen informaciones de que unidades de las fuerzas especiales turcas estaban también buscando al piloto en el territorio sirio para capturarlo vivo con el fin de chantajear a Rusia. Por su parte, los terroristas querían quemarlo vivo ante las cámaras, lo cual llevó a una disputa entre estos últimos y sus patrocinadores.

Tras recorrer varios bosques y colinas, el comando sirio y de Hezbolá halló finalmente al piloto.

Para la identificación del piloto, el comando le pidió una contraseña -“Costa (por Konstantin) y la bandera siria”-, que fue respondida, tras lo cual el comando se dirigió al lugar donde éste se encontraba.

Murajtin estaba herido en la pierna. Hubo, pues, que transportarlo a través de las líneas enemigas hasta que el equipo alcanzó un aeropuerto, donde fue evacuado.

La operación duró doce horas y “supuso un triunfo total”, afirma Al Watan, que subrayó que uno de los soldados que participó en la operación resultó ligeramente herido en los combates con los militantes.

Cabe señalar que toda la operación y los movimientos del comando fueron observados por un satélite ruso que transmitió estos datos en directo a un alto responsable del Kremlin (que podría ser el presidente Vladimir Putin, según Fars News).

Rusia ha anunciado que el piloto y los participantes en la operación de rescate recibirán los “altos honores del Estado”, incluyendo la medalla de Héroe de la Federación Rusa.

El papel del General Qassem Soleimani

Emad Abshenas, un reportero de la agencia rusa Sputnik, escribió un artículo en el sitio web en idioma persa de la agencia donde ofrece detalles de la operación de rescate, incluyendo el papel jugado por el general iraní Qassem Soleimani, jefe de la Fuerza Al Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica, en el rescate del piloto ruso.

Muy poco tiempo después de que el piloto ruso cayera en territorio sirio, Soleimani contactó con el mando ruso y le ofreció el envío de un grupo especial formado por miembros de las fuerzas de operaciones especiales de Hezbolá y comandos sirios, todos ellos entrenados por los iraníes y que estaban familiarizados con el terreno de la región, para que llevaran a cabo la operación de rescate.

El general prometió que dicha fuerza traería de vuelta al piloto y pidió cobertura aérea y datos de inteligencia de drones y satélites al mando ruso.

El general Soleimani supervisó la operación de rescate desde una sala de operaciones hasta la conclusión de la misma, señalan las fuentes.

Caza de terroristas

Según el oficial sirio, citado por Abshenas, la operación de rescate acabó convirtiéndose en una caza de terroristas con la participación de la Fuerza Aérea rusa en el cielo y unidades de operaciones especiales dirigidas por el general Soleimani en el suelo. Estas operaciones de castigo lograron la muerte de decenas de terroristas, incluyendo tres dirigentes del Ejército Sirio Libre en la región.

El oficial sirio cree que los rusos lanzaron también una guerra electrónica durante la operación de rescate para cegar a todos los satélites y los equipos de comunicaciones de los países rivales en un área de varios kilómetros de distancia de la zona operacional. Desde este modo, cuando los terroristas comenzaron a comprender que algo estaba en marcha, la operación había concluido. La operación de guerra electrónica fue lanzada porque los rusos estaban preocupados por la posibilidad de que satélites occidentales filtraran la existencia y detalles de operación a los terroristas.