23-10-2018 04:47 AM Tiempo de Jerusalén

Para muchos turcos, la relación Erdogan-EI no es un secreto

Para muchos turcos, la relación Erdogan-EI no es un secreto

El pasado 2 de diciembre, el periodista islamista turco Abdurrahman Dilipak colocó en su cuenta de Twitter un sondeo sobre el tema “¿Quién compra el petróleo del EI?

El pasado 2 de diciembre, el periodista islamista turco Abdurrahman Dilipak colocó en su cuenta de Twitter un sondeo sobre el tema “¿Quién compra el petróleo del EI? Tres respuestas fueron propuestas: la Turquía de Erdogan, la Rusia de Putin y la Siria de Assad.

Los resultados no fueron del agrado de Dilipak. De las 18.000 personas que intervinieron, un 78% citaron a la Turquía de Erdogan, un 12% a la Rusia de Putin y un 10% a la Siria de Assad.

Sin embargo, la Embajada de Rusia tuvo el tiempo para realizar una captura de pantalla y publicarla en su sitio oficial:

“He aquí un sondeo curioso: Los resultados fueron recibidos en sólo una hora”, indicó la misión diplomática rusa. Sin embargo, Dilipak es un cronista del periódico islamista Yeni Akit y es conocido por sus estrechas relaciones con el presidente Erdogan, que desea restablecer el califcato abolido por Kemal Ataturk y convertirse en califa.

Las pruebas presentadas por Rusia y que se acumulan ante las autoridades turcas han sido ignoradas por los medios pro-gubernamentales turcos, en especial las presentadas el 2 de diciembre por el Ministerio de Defensa ruso. Ellas dan fe, sin embargo, de la implicación de Turquía, y en especial del presidente Erdogan y su familia, en el contrabando de petróleo del EI.

Los grandes medios han preferido destacar la reacción de EEUU a las declaraciones de Moscú y sólo algunos de izquierda han prestado atención a las pruebas rusas que muestran que Turquía coopera con los terroristas del EI.

Críticas contra Hurriyet

Por su parte, Hurriyet, que ha sido llamado a menudo “el buque insignia de los medios turcos” se ha abstenido de publicar los datos ofrecidos por el viceministro de Defensa ruso, Anatoli Antonov, con respecto al transporte de petróleo sirio hacia Turquía.

Indignados por este silencio, los lectores del periódico han creado una página en la popular red social Ekşi Sözlük con el nombre de “Censura en el sitio Hurriyet el 2 de diciembre de 2015”.

“Ellos (los periodistas de AFP) no comprenden que su periódico acabará por convertirse en una hoja de información del gobierno bajo las presiones de Erdogan y su partido, el AKP.. Ellos dejarán de generar confianza y nadie leerà ya este periódico”, escribieron en un comentario.

“No hay ninguna razón para confiar en los medios turcos. Si deseáis obtener informaciones dignas de confianza, hace falta leer publicaciones extranjeras y un pequeño número de ediciones locales”, añadió otro lector.

Sibel Gunes, de la Asociación de Periodistas Turcos, ha explicado que “el gobierno ha creado un clima restrictivo para los periodistas de la oposición que quieren realizar reportajes en la peligrosa región fronteriza”.

Un secreto a voces

Por otro lado, la cadena rusa RT ha indicado que muchos turcos no se han visto sorprendidos por la revelación de las evidencias presentadas por Rusia acerca de la implicación del liderazgo turco y de Erdogan en el tráfico del petróleo del EI.

“Creo que Erdogan y el EI tienen algún acuerdo entre ellos”, dijo un hombre en Estambul a RT. Otro manifestó al canal que “ha habido rumorres circulando sobre este tema desde hace mucho tiempo y todo el mundo sabe lo que ocurre, pero no se ha hecho nada al respecto”.

“Ahora Erdogan debería dimitir”, añadió.

Sin embargo, muchos son pesimistas acerca de tal posibilidad. “No creo que vaya a dimitir. És un dictador y le gusta serlo”, añadió otro residente de Estambul.