28-03-2020 10:25 PM Tiempo de Jerusalén

¿Cuáles serán las repercusiones de la victoria siria en Selma?

¿Cuáles serán las repercusiones de la victoria siria en Selma?

A los 100 días de la entrada de Rusia en el conflicto de Siria, las tropas sirias han liberado completamente la ciudad de Selma, el último bastión de los grupos terroristas en la provincia de Latakia.

A los 100 días de la entrada de Rusia en el conflicto de Siria, las tropas sirias han liberado completamente la ciudad de Selma, el último bastión de los grupos terroristas en la provincia de Latakia. Selma, situada a 48 kms al este de la ciudad de Latakia, la capital provincial, era un sitio turístico de renombre antes de la guerra. Se trata de un lugar montañoso, rodeado de colinas, algunas de difícil acceso.

Tras el estallido del conflicto, Selma se convirtió en la capital de los terroristas en la región de la Montaña de los Kurdos. El primer efecto inmediato tras su toma es que los terroristas ya no podrán bombardear la ciudad de Latakia desde este lugar con cohetes de largo alcance. La base aérea de Humaimam, donde se encuentran los aviones rusos desplegados, está ahora totalmente protegida.

La batalla en el norte de Latakia duró 96 días y el avance del Ejército sirio se vio facilitado por los ataques aéreos rusos y sirios. La aviación rusa destruyó posiciones terroristas de difícil bombardeo por su inclinación natural y por estar enterradas en túneles así como enormes depósitos de armas y municiones.

El derrumbe de la moral de los militantes fue un factor clave en la victoria. Los líderes de las facciones se negaron a enviar refuerzos a Selma, pese a las peticiones desesperadas de los terroristas, en una clara muestra de la inutilidad de tal medida frente a los avances del Ejército y su control de las colinas y montañas circundantes. Todo ello ha supuesto un duro golpe psicológico para los terroristas de Latakia y, por extensión, los de otros lugares de Siria.

La batalla de Selma ha significado el cambio desde una estrategia de defensa a otra ofensiva basada en la movilidad, capacidad de maniobra y una superior potencia de fuego. Este cambio ha sido posible gracias al inicio de la campaña aérea rusa el pasado 30 de Septiembre. Esto demuestra la falsedad de toda la propaganda de algunos medios árabes y occidentales acerca de un nuevo “Afganistán ruso”. La campaña rusa en Siria va bien, es exitosa y está en vías de conseguir, a medio o largo plazo, la total derrota del terrorismo en el país.

En lo inmediato, la liberación de Selma llevará a la toma por parte del Ejército sirio y de las Fuerzas de Defensa Nacional de otra localidad menor, la de Rabia, situada en al noroeste de la provincia de Latakia mediante el cierre del cerco sobre la misma y la posterior entrada en ella de las tropas sirias.

Tras la toma de Rabia por parte del Ejército sirio, éste pasará a detentar el control de una amplia zona fronteriza con Turquía, por donde no podrán ya ser enviadas armas y municiones a los terroristas. También se producirá entonces la declaración por parte del Estado sirio de que toda la provincia de Latakia ha quedado ya asegurada y libre de terroristas.

La victoria del Ejército permitirá preparar una amplia ofensiva en la provincia de Idleb y estrechar el cerco a los barrios en poder de los militantes en Alepo. En este sentido, la victoria de Selma será clave para transformar el conflicto en Siria en una lucha dirigida a aniquilar a bolsas de terroristas aisladas y separadas.

Erdogan, el mayor derrotado

No cabe duda de que los actuales acontecimientos en Latakia suponen un duro golpe para la estrategia del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que ha visto como sus patrocinados terroristas sufren una dura derrota, incluyendo aquí los turcomanos que él planeaba utilizar como quinta columna dentro de Siria. Lo peor para el presidente turco es que, lejos de disuadir a los rusos, el derribo del avión Su-24 por cazas turcos sobre el espacio aéreo sirio en noviembre, sirvió como elemento propulsor de la campaña terrestre y aérea dirigida a liberar Latakia.

Erdogan podría intentar aprovechar el atentado de Estambul como excusa y enviar tropas al norte de Siria. Esto, sin embargo, sería interpretado como una provocación por parte de Rusia, que ha trazado unas líneas rojas claras y definidas frente a una posible intervención turca.

El segundo perdedor es el reino wahabí de Arabia Saudí, el otro gran patrocinador de los grupos terroristas en Siria y creador del llamado “Yaish al Fateh” (El Ejército de la Conquista), una coalición dirigida por el Frente al Nusra, la rama siria de Al Qaida.

En el terreno político, la victoria de Selma tiene lugar pocos días antes de la Conferencia de Ginebra 3, unas negociaciones dirigidas a hallar una solución a la crisis siria. De este modo, la delegación gubernamental siria se sentará en la mesa con una enorme carta de superioridad y pondrá a la oposición en una situación de clara desventaja.