18-02-2020 09:08 PM Tiempo de Jerusalén

EEUU en inferioridad de condiciones frente a Rusia en el Ártico

EEUU en inferioridad de condiciones frente a Rusia en el Ártico

Algunos senadores estadounidenses han pedido al gobierno que adquiera un rompehielos por valor de 1.000 millones de dólares a fin de confrontar la influencia de Rusia en el Ártico.

Algunos senadores estadounidenses han pedido al gobierno que adquiera un rompehielos por valor de 1.000 millones de dólares a fin de confrontar la influencia de Rusia en el Ártico.

El rompehielos podría ser desplegado en Alaska y su objetivo sería el de contribuir a contrarrestar la creciente presencia militar rusa en el Ártico, anunció el martes la cadena de televisión CNN, citando una declaraciones de dos senadores de Alaska y Maine.

Los senadores Lisa Murkowski y Angus King así como el jefe de la Guardia Costera, almirante Paul Zukunft, estiman que Rusia procede a la militarización del Ártico y “blande sus armas” en esta región, incluyendo ejercicios sorpresa que reúnen a varios miles de militares.

Los senadores norteamericanos explican igualmente que la puesta en servicio de un nuevo rompehielos es indispensable debido a las actividades militares y comerciales de Rusia en el Ártico y teniendo el cuenta el número de edificios rusos de esta clase construidos en la región y la superioridad naval rusa en la misma.

“Mientras planeamos adquirir un solo rompehielos de esta clase, los rusos han construido 14”, dijo Murkowski, citada por la CNN.

El presidente estadounidense, Barack Obama, había propuesto ya la adquisición de un nuevo rompehielos antes del año 2020. La Casa Blanca indicó también que EEUU sólo dispone de dos barcos de este tipo, incluyendo uno pesado, que ha estado en servicio desde 1976 y debe ser reemplazado.

Según la Casa Blanca, Rusia cuenta con 40 rompehielos en servicio, según el citado canal.

Según el almirante Paul Zukunft, citado por Newsweek, tres factores impiden a EEUU rivalizar con Rusia en el Ártico: la penuria de rompehielos, la ausencia de una estrategia nacional relativa a esta región y la negativa norteamericana a ratificar la Convención de la ONU sobre el Derecho Marítimo.

Sólo los rompehielos permiten desplazarse en el Ártico en condiciones de relativa seguridad. Sin embargo, Washington no dispone de fondos para construir otros. El precio de un barco de este tipo ronda los 1.000 millones de dólares y su construcción requiere de varios años, dijo el almirante.

“No disfrutamos de las mismas ventajas geográficas y de recursos que los rusos. Estamos totalmente fuera de juego allí”, concluyó.