20-11-2019 12:36 AM Tiempo de Jerusalén

Fisk: Irán estará satisfecho de reemplazar a Arabia en el Líbano

Fisk: Irán estará satisfecho de reemplazar a Arabia en el Líbano

Arabia Saudí, que se halla empantanada en Yemen, amenaza con enviar a sus soldados muy bien pagados y pobremente entrenados y desmotivados a Siria y busca además desestabilizar el Líbano.

Arabia Saudí, que se halla empantanada en Yemen, amenaza con enviar a sus soldados muy bien pagados y pobremente entrenados y desmotivados a Siria y busca además desestabilizar el Líbano, señaló el periodista británico Robert Fisk.

Riad ha anulado su promesa, que nadie piensa que fuera a cumplir, de enviar 4.000 millones de dólares en armas francesas al Ejército y las fuerzas de seguridad del Líbano. También ha pedido a sus ciudadanos que se abstengan de visitar el Líbano. La compañía aérea saudí Saudi Airlines va a detener sus vuelos a Beirut.

De este modo, Arabia Saudí expresó su ira contra Hezbolá, cuyos batallones han luchado en Siria contra los terroristas wahabíes financiados por Riad. Hezbolá ha condenado también la agresión contra Yemen y ha criticado la decapitación del líder religioso shií Nimr al Nimr. Además, Líbano se ha negado a unirse a las condenas contra Irán por el ataque de manifestantes a la delegación diplomática saudí.

Sin embargo, es dudoso que los saudíes vayan a obedecer las indicaciones de su gobierno, señala Fisk. Más bien preferirán viajar en la más lujosa compañía Emirates Airlines a Beirut a refrescarse y respirar un poco de libertad cuando las altas temperaturas del verano se abatan sobre las calles de ciudades como Riad o Yeddah.

Con independencia de lo irritados que se muestren los dirigentes saudíes con Beirut, el colapso de los precios del petróleo y el coste de la aventura yemení estaban ya obligando a los saudíes a cesar sus ayudas exteriores y extendiendo la pobreza entre su propio pueblo. “Arabia Saudí se está quedando sin fondos”, señala Fisk.

Fisk señala que Arabia Saudí acabará por lamentar sus medidas contra el Líbano. Su abandono de ese país dejará el campo abierto a otros amigos del Líbano, en especial Irán, que ha prometido ayuda militar desinteresada al Ejército libanés por valor de 7.000 millones de dólares, casi el doble del paquete prometido por los saudíes.

EEUU y el Reino Unido quieren que el Ejército libanés proteja al Líbano del EI así que probablemente no objetarán nada a la ayuda iraní. El EI y el Frente al Nusra tomaron brevemente la ciudad de Arsal, en el noreste del Líbano, y todavía mantienen a nueve soldados libaneses cautivos.

El periodista británico añade que “un Irán libre de sanciones estará feliz de ocupar el lugar dejado por la monarquía saudí y convertirse en el salvador financiero del Líbano así como en el nuevo gendarme de Oriente Medio, cortesía de EEUU”.