22-02-2020 11:16 AM Tiempo de Jerusalén

Fórmula-1 sangrienta en Bahrein

Fórmula-1 sangrienta en Bahrein

Miles de manifestantes anti-regimen han llevado a cabo protestas en Bahrein para pedir la cancelación del Gran Premio de Fórmula 1 celebrado en el país durante el pasado fin de semana.

Miles de manifestantes anti-regimen han llevado a cabo protestas en Bahrein para pedir la cancelación del Gran Premio de Fórmula 1 celebrado en el país durante el pasado fin de semana.

Miles de bahreiníes se manifestaron en Manamá, la capital, y en las localidades de Karzakan y Aali, situadas a 3 kms al sureste de la ciudad, para pedir la cancelación del evento, que a su juicio sirve para lavar la cara del régimen opresor de la familia real Al Jalifa, que comete diarias violaciones de los derechos humanos.

Otras protestas han tenido lugar en las localidades de Diraz y Al Dair, donde los manifestantes cantaron eslóganes contra el régimen.

Los bahreiníes pidieron a la Federación Internacional del Automovilista (FIA), el organismo que gobierna la Fórmula 1, que pusiera fin el evento debido a la represión del régimen contra los opositores y sus violaciones de los derechos humanos.

La carrera fue cancelada en 2011 como resultado de la salvaje represión a las protestas pacíficas pro-democracia en el reino, que dejaron un balance de casi un centenar de muertos.

Desde entonces, “serias violaciones contra los derechos humanos se han seguido cometiendo, incluyendo arrestos en masa, asesinatos y torturas”, señala Sayyed Ahmed Alwadai, director del Instituto por los Derechos Humanos y la Democracia en Bahrein.

“Hasta ahora la FIA ha eludido su responsabilidad y no ha utilizado su influencia”, dijo Alwadai, que pidió al organismo de la Fórmula 1 que esté “preparado para cancelar la carrera en los próximos años”. El Instituto ha realizado una petición en tal sentido a Jean Todt, presidente de la FIA.

“Como presidente de la FIA, Ud. es directamente responsable de asegurarse de que sean implementados procedimientos efectivos para poner fin a las violaciones contra los derechos humanos que son realizadas durante el proceso de celebración de la carrera”.

Según el Movimiento por la Libertad en Bahrein, el FIA ha renegado de su promesa de tomar en cuenta la situación de los derechos humanos en los países donde celebra sus competiciones. El 25 de Marzo, pocos días antes del inicio de la competición de la Fórmula 1, el régimen de Bahrein encarceló a 15 ciudadanos a los que acusó del cargo de “terrorismo”, una acusación que es lanzada habitualmente contra los opositores.

Desde el 14 de Febrero de 2011, miles de manifestantes han protagonizado protestas pacíficas casi diariamente para exigir reformas democráticas en el país, gobernado por la monarquía absolutista de la familia Al Jalifa, aliada de Arabia Saudí, que ha ostentado el poder durante los pasados 200 años. A esto hay que sumar la discriminación que sufren los shiíes en el país pese a que ellos constituyen el 80% de la población.

En marzo de 2011, fuerzas saudíes fueron enviadas a Bahrein para ayudar al régimen de los Al Jalifa a reprimir las protestas.

EEUU es el otro gran apoyo de la dictadura bahreiní. Washington ha vendido armas por un total de 33.000 millones de dólares a Bahrein desde Mayo de 2015, según cifras del Departamento de Estado.