18-02-2020 02:42 PM Tiempo de Jerusalén

Nuevo incidente entre avión espía de EEUU y caza ruso en el Báltico

Nuevo incidente entre avión espía de EEUU y caza ruso en el Báltico

Un avión norteamericano de espionaje RC-135 fue interceptado el viernes por un avión ruso Su-27 sobre el Mar Báltico, cerca de la frontera rusa.

Un avión norteamericano de espionaje RC-135 fue interceptado el viernes por un avión ruso Su-27 sobre el Mar Báltico, cerca de la frontera rusa, en lo que constituyó el último de una serie de incidentes similares entre las fuerzas militares de los dos países.

El incidente tuvo lugar el 29 de abril cuando el avión ruso pasó a unos 30 metros del avión norteamericano, informó la CNN el viernes, citando a dos oficiales norteamericanos en la región del Mar Báltico.

El avión espía de EEUU se acercaba a frontera rusa y cambió su rumbo tras el aviso del caza Su-27.

“Esta interceptación temeraria y nada profesional tiene el potencial de causar un serio daño y heridas a todos los pilotos implicados”, dijo el portavoz del Pentágono, Bill Urban, en una declaración.

“Aún más importante es que las acciones temerarias y nada profesionales de un solo piloto tienen el potencial de provocar una innecesaria escalada en las relaciones entre países”, añadió.

Urban añadió que Washington estaba preocupado por tales acciones, que “plantean serias preocupaciones en el tema de la seguridad”.

Por su parte, el portavoz del Ministerio ruso de Defensa, Ígor Konashénkov, insistió en que los pilotos del Su-24 cumplieron con todos los protocolos de seguridad en aquella situación.

El jueves, un Mig-31 interceptó un avión espía norteamericano P-8 cerca del espacio aéreo ruso, en el Extremo Oriente.

Las tensiones entre las fuerzas armadas de Rusia y EEUU se incrementaron a principios de mes después de que dos aviones rusos Su-24 llevaran a cabo un “ataque simulado” contra el destructor norteamericano USS Donald Cook en el Mar Báltico.

Los norteamericanos afirmaron que los bombarderos rusos volaron tan cerca del barco que ellos provocaron “olas en el agua”.

En el momento del incidente, el buque norteamericano se hallaba a unas 70 millas náuticas del enclave ruso de Kaliningrado, situado entre Polonia y Lituania y donde se halla una importante base naval rusa.

Rusia, por su parte, acusó a EEUU de intimidación al llevar al Cook tan cerca de la frontera rusa del Báltico y advirtió que los militares rusos responderían ante cualquier futuro incidente.

EEUU y otros países de la OTAN han desplegado más tropas y equipos en los Estados Bálticos -Estonia, Letonia y Lituania- para contrarrestar lo que la alianza denominó “agresión rusa”.

Las naciones bálticas, que se unieron a la Alianza Atlántica en 2004, han pedido a la OTAN que mantenga una presencia de tropas, de tamaño de batallones, en cada uno de sus territorios. Moscú, por su parte, ha negado tener la intención de atacar a los Estados Bálticos.

Como respuesta ante el incremento de la presencia de la OTAN en sus fronteras, Rusia ha desplegado misiles Islander en Kaliningrado.