22-11-2019 07:43 PM Tiempo de Jerusalén

Visita histórica de la presidenta de Corea del Sur a Irán

Visita histórica de la presidenta de Corea del Sur a Irán

La presidenta de Corea del Sur ha llevado a cabo una relevante visita a Irán, la primera de un presidente surcoreano desde el establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países en 1962.

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, ha llevado a cabo una relevante visita a Irán, la primera de un presidente surcoreano desde el establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países en 1962.

Park recibió una bienvenida oficial en Teherán el lunes, en el primer día de su visita de tres días. La presidenta encabezó la mayor delegación empresarial de negocios de la historia de su país, con más de 230 ejecutivos.

Durante la visita fueron firmados 19 acuerdos básicos por valor de más de 10.000 millones de dólares para expandir la mutua cooperación en varias áreas. La firma tuvo lugar durante un encuentro entre Park y el presidente iraní, Hassan Rohani. Los acuerdos cubrieron varios campos como la energía, los transportes, los recursos acuíferos, los puertos, la ciencia y la educación, la sanidad, los seguros, la banca y las aduanas.

Varios otros documentos fueron firmados entre las empresas privadas de los dos países.

El presidente de Irán, Hassan Rohani, enfatizó que Irán y Corea del Sur impulsarán su volumen comercial desde los actuales 6.000 millones hasta los 18.000 millones.

Por su parte, Park enfatizó que Seúl está determinada a expandir los vínculos con Irán en la esfera industrial, comercial y cultural.

Park se reunió el lunes con el Líder Supremo de la Revolución Islámica de Irán. En el curso de este encuentro, Su Eminencia, el Ayatolá Sayyed Ali Jamenei, insistió en la importancia que Teherán concede a sus relaciones con Corea del Sue. “La profundización de las relaciones bilaterales es del interés de Irán y de Corea del Sur. Los acuerdos y los contratos deberán ser concluidos de modo que las injerencias y sanciones extranjeras no puedan perjudicarlos, puesto que no conviene que las relaciones entre Irán y Corea del Sur se vean sometidas a la voluntad de los norteamericanos. Nuestras cooperaciones deben ser constantes, fuertes y sinceras”, dijo Sayyed Jamenei. Él saludó además la cooperación bilateral en el terreno político, económico y social y los intercambios de experiencias científicas y tecnológicas.

“Asia ocupa un lugar primordial en la política exterior de Irán dadas las afinidades culturales e históricas que nos aproximan a las naciones asiáticas. En este sentido, buscamos una profundización de la cooperación con países como Corea del Sur”.

Sayyed Jamenei señaló que ambos países debían ir más allá de los contratos comerciales para establecer vínculos que ayuden a la economía nacional de Irán, pero también al sector de las grandes infraestructuras.

Por su parte, la presidenta surcoreana señaló que “Irán posee recursos humanos altamente cualificados y disfruta de una situación geográfica excepcional” y que ambos países deben usar sus potencialidades para mejorar sus relaciones en diferentes campos. Ella añadió que Seúl planea invertir 25.000 millones de dólares en diferentes infraestructuras en Irán en un esfuerzo para promover la expansión bilateral.

Corea del Sur ha sido un gran importador de petróleo iraní. El domingo, el ministro de Petróleo, Bijan Zangeneh, dijo que las exportaciones de crudo hacia Corea del Sur se habían cuadruplicado hasta llegar a 400.000 barriles diarios desde que las sanciones fueron levantadas en enero.

La delegación surcoreana también asistió a una conferencia dirigida a la promoción de los vínculos económicos entre Teherán y Seúl y los planes de inversión de compañías surcoreanas en proyectos iraníes.

En el tema político, Park subrayó la importancia de mantener la paz en Oriente Medio y alabó el papel de Irán en la promoción de la paz en la región.

La visita de Park se enmarca dentro de la rápida expansión de vínculos entre Irán y las potencias económicas de Asia. El presidente de China, Xi Jinping, visitó Teherán en enero y Japón firmó un tratado de inversiones con Irán un mes más tarde.