22-02-2020 07:02 AM Tiempo de Jerusalén

Régimen de Bahrein priva de su nacionalidad a Sheij Isa Qassem

Régimen de Bahrein priva de su nacionalidad a Sheij Isa Qassem

El régimen de Bahrein ha privado a la mayor figura religiosa shií de Bahrein de su nacionalidad en una clara escalada en su guerra contra la oposición y contra los clérigos shiíes en Bahrein.

El régimen de Bahrein ha privado a la mayor figura religiosa shií de Bahrein, Sheij Issa al Qassem, de su nacionalidad en una clara escalada en su guerra contra la oposición y contra los clérigos shiíes en Bahrein.

El Ministerio del Interior de Bahrein dijo el lunes que iba a continuar “confrontando por todos los medios el extremismo y la sumisión a una referencia política y religiosa extranjera”. “En base a ello, el así llamado Isa Ahmad Qassem, ha sido privado de su nacionalidad”, según el diario bahreiní Al Wasat.

En respuesta, una gran multitud se reunió ante la residencia de Sheij Qassem para denunciar la decisión del régimen de privarlo de su nacionalidad. Sheij Qassem apareció ante los manifestantes junto a su residencia y confirmó su postura firme.

Varios partidos en Bahrein publicaron declaraciones para denunciar las acciones del régimen contra Sheij Qassem, llamando a los bahreiníes a movilizarse contra las acciones del régimen.

Otro prominente clérigo shií, Sayyed Abdulá al Guraifi, advirtió al régimen en contra de tomar como blanco a Sheij Qassem y dijo que aquel está lanzando una guerra contra la escuela shií y sus referencias religiosas.

Por su parte, la organización pro-derechos humanos Human Rights Watch criticó al régimen de Manamá por privar al líder religioso shií, Sheij Isa Qassem, de su nacionalidad.

“Esta decisión lleva a Bahrein a los días más oscuros que ha vivido desde el inicio de las protestas y la represión de 2011. Las autoridades de Bahrein están cerrando la puerta a las reformas políticas mientras al mismo tiempo avivan la disidencia. Estas acciones tendrán serias consecuencias”.

Los miembros de la oposición creen que el régimen absolutista de la familia Al Jalifa está dispuesto a reprimir a los sectores opositores porque sabe que hará frente a una mínima censura por parte de EEUU y Europa. Tanto EEUU como el Reino Unido tienen grandes bases en Bahrein.

La pasada semana, el gobierno suspendió al principal partido shií de oposición, Al Wefaq, acusándole de buscar derrocar al régimen y tener “vínculos con el extranjero”. Su secretario general, Sheij Ali Salman, fue arrestado en 2014 bajo el falso cargo de “incitar a la violencia”. Su sentencia fue elevada a 9 años el pasado mes por un tribunal de apelación.

El régimen de Bahrein utiliza con frecuencia la privación de la nacionalidad contra sus ciudadanos. Las dictaduras monárquicas del Golfo Pérsico consideran que la nacionalidad es un privilegio y no un derecho. Según datos del Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, más de 250 bahreiníes han sido privados de su nacionalidad por una supuesta “deslealtad”.