22-09-2019 11:32 PM Tiempo de Jerusalén

Israel aprueba ley dirigida contra las ONGs pro-derechos humanos

Israel aprueba ley dirigida contra las ONGs pro-derechos humanos

El Knesset israelí aprobó una polémica ley que regula a las ONGs que reciben financiación extranjera a revelarlo y que se aplicará a los grupos pro-derechos humanos que denuncian la política israelí

En una votación de 57-48, el Parlamento israelí (Knesset) aprobó una polémica ley que regula a las ONGs que reciben financiación extranjera a revelarlo y que se aplicará a los grupos pro-derechos humanos que denuncian la política israelí.

De este modo, el gobierno de extrema derecha de Israel busca lanzar un golpe demoledor contra “la injerencia extranjera” en los asuntos israelíes. El gobierno de Netanyahu ha acusado a la Unión Europea de intentar hacer avanzar una solución política de dos estados -algo que Netanyahu y su gabinete rechazan- apoyando económicamente a ONGs en Israel.

Responsables norteamericanos y europeos expresaron su preocupación por esta norma unilateral que fue designada para atacar a grupos críticos con las políticas del gobierno de extrema derecha. Las ONGs favorables al gobierno suelen recibir donaciones privadas y éstas quedan fuera de la ley.

El líder laborista, Isaac Herzog, por su parte, habló de que “esta ley refleja, más que ninguna otra cosa, el creciente fascismo que vive la sociedad israelí”.

El antiguo embajador de Israel en EEUU, Michael Oren, un diputado, alabó la ley diciendo que ella podría dañar a Israel políticamente pero “no tengo duda de que las ONGs de izquierda, tales como Rompiendo el Silencio, están trabajando para socavar la legitimidad del Estado de Israel”.

Estas organizaciones han publicado informes que informan a la opinión pública acerca de los crímenes cometidos por Israel en violación de las leyes internacionales. Breaking the Silence ha documentado crímenes de guerra israelíes durante la reciente guerra de Gaza.

Para el jefe de la Lista Árabe en el Parlamento israelí, Ayman Odeh, la ley busca “intimidar y hacer desaparecer a algunas ONGs, que actúan en la esfera pública en defensa de la igualdad” de trato hacia los árabes.

Varias ONGs israelíes de izquierda reciben una gran parte de su financiación del extranjero, incluyendo los gobiernos europeos.