01-10-2020 01:33 AM Tiempo de Jerusalén

Ciudadanos saudíes comienzan a expresar su rechazo a las políticas oficiales

Ciudadanos saudíes comienzan a expresar su rechazo a las políticas oficiales

Según la agencia Bloomberg, un cierto número de ciudadanos saudíes han mostrado recientemente sus quejas en especial en lo que respecta al alto coste de la vida en el reino wahabí.

Según la agencia Bloomberg, un cierto número de ciudadanos saudíes han mostrado recientemente sus quejas en especial en lo que respecta al alto coste de la vida en el reino wahabí.

“Para los ciudadanos saudíes, las condiciones de vista se deterioran cada vez más en esta monarquía petrolera. Ellos, que disfrutaban de un nivel de vida casi satisfactorio gracias a los petrodólares. se quejan después de dos años en los que las condiciones de vida se han hecho cada vez más difíciles”, señala la agencia.

La caída del precio del petróleo en los mercados mundiales, por una parte, y la ofensiva saudí contra Yemen, por otra, han afectado enormemente a las reservas financieras de Arabia Saudí. El precio de los carburantes, de la electricidad y el agua se han elevado y el gobierno ha reducido las subvenciones estatales, señala Bloomberg. Para empeorar las cosas, la guerra en Yemen no se ha detenido, sino que amenaza con recrudecerse tras el fracaso de las conversaciones de Kuwait.

Según Bruce Riedel, director del Brookings Intelligence Project, la economía saudí continúa siendo frágil frente a las fluctuaciones del precio del crudo y la aprobación de unas reformas que amenazan con desestabilizar el país.

El fin del “contrato social”

Varios expertos han advertido que estas últimas “reformas” constituyen una seria amenaza al sistema socio-económico del país puesto que llevarán a una fuerte caída en el nivel de vida de los saudíes y a la reducción de la protección social concedida a los mismos. A esto hay que añadir, indican los expertos, la escalada de tensiones sociales y políticas y el enorme incremento de los gastos militares y de seguridad.

El periódico libanés Al Akhbar advirtió a principios de año que el Estado saudí no sería ya capaz de mantener el nivel de vida de sus ciudadanos mediante las enormes subvenciones a los precios de consumo, incluyendo el combustible, la creación de empleos en el sector público para saudíes, las exenciones de impuestos y la financiación de los diversos programas de ayuda social. Esto, unido a la caída de los precios del petróleo y al incremento de los gastos militares y de seguridad, empeorará el caos crónico que sufre el país bajo el gobierno de la familia real Al Saúd.

Responsables saudíes citados por Al Akhbar manifestaron que las reformas económicas mencionadas han sido alentadas por el Fondo Monetario Internacional con el fin de reducir el gasto público, especialmente el gasto social. Estas reformas contemplan también una reducción en los gastos en infraestructuras y el establecimiento de nuevos impuestos. El FMI no ha planteado ninguna objeción, sin embargo, al astronómico incremento a los gastos militares y de seguridad en el reino, que está implicado en varios conflictos por sí mismo o como testaferro de la OTAN.

Estas reformas son completamente contrarias a lo que había venido en llamarse como “contrato social”, que consistía en una fórmula no escrita por la que el régimen monárquico absolutista saudí compraba la lealtad de la población a cambio de un “soborno social”, que consistía en la distribución de las rentas del petróleo entre la población mediante la concesión de subvenciones a los bienes de consumo, como el combustible y alimentos, el mantenimiento de un gran número de empleos públicos, enormes programas sociales etc.

El gobierno saudí anunció recientemente la elevación de los precios de los principales bienes del consumo, y más concretamente de la gasolina y los combustibles, que subirán hasta en un 67%. Las autoridades también han prometido reducir el gasto en salarios públicos, sin explicar cómo llevarían a cabo este compromiso.

Para hacer las cosas peores, el régimen saudí continúa gastando enormes recursos en financiar la guerra de Yemen y el apoyo a los grupos terroristas en Siria. Algunos expertos cree que Arabia Saudí ha gastado en el conflicto de Yemen unos 5.300 millones de dólares hasta ahora, pero esta cifra no recoge los sobornos pagados a algunos países árabes para que apoyen la posición de Riad en el conflicto.