18-02-2020 11:17 AM Tiempo de Jerusalén

Turquía lanza operación contra los kurdos en el norte de Siria

Turquía lanza operación contra los kurdos en el norte de Siria

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, subrayó el miércoles que el propósito de la operación militar de Turquía en el norte de Siria es eliminar las “amenazas” que proceden del EI y los kurdos

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, subrayó el miércoles que el propósito de la operación militar de Turquía en el norte de Siria es eliminar las “amenazas” que proceden del EI y los kurdos.

La invasión turca del norte se centró en un principio en la ciudad fronteriza de Yarabulus, que estaba en poder del EI, que, sin embargo, se retiró rápidamente apenas empezada la intervención turca. De este modo, Turquía tomó la ciudad con poco esfuerzo.

Sin embargo, la invasión no ha terminado y se dirige ahora contra su objetivo real, los kurdos sirios. El primer ministro turco, Binali Yildirim, confirmó abiertamente que la operación continuaría hasta que las milicias kurdas del YPG se retiren a la orilla oriental del Río Éufrates. El objetivo, pues, es el de impedir la creación de una zona autónoma kurda en el norte de Siria.

“Limpiaremos toda el área de todos los terroristas”, declaró Yildirim en la víspera de la invasión turca. Sin embargo, la definición de terroristas incluye, en primer lugar, a las milicias kurdas del YPG, que Turquía considera como una amenaza.

La justificación de la operación fue una represalia por el fuego de mortero desde territorio sirio esta semana y el atentado suicida contra una boda en Gaziantep, que costó la vida a 54 personas. Sin embargo, el EI, al que se culpó de estas acciones, ya había llevado a cabo otros atentados terroristas en Turquía antes. Lo novedoso ahora es que los kurdos han conseguido controlar el suficiente territorio como para crear una franja territorial continua.

Yarabulus es una ciudad pequeña, pero su importancia estratégica es que se halla localizada entre dos distritos controlados por kurdos sirios. Mientras ese enclave estuvo en manos del EI los dos distritos kurdos no pudieron unirse, pero su toma por las YPG hubiera permitido la creación de la mencionada franja.

El segundo objetivo es la ciudad de Manbij, que los kurdos tomaron, con el apoyo estadounidense, durante el transcurso de una larga batalla de dos meses contra el EI. La cooperación de EEUU y Rusia con los kurdos hizo que Turquía comprendiera que una nueva realidad estaba tomando forma en su frontera y que ella dañaba sus intereses políticos y estratégicos.

Según responsables turcos, EEUU ha prometido que los kurdos no permanecerán en la ciudad y el vicepresidente norteamericano, Joe Biden, ha amenazado con cortar el apoyo a las milicias del YPG si no proceden a su retirada de la orilla occidental del Éufrates, cosa que estas últimas parecen haber aceptado ya. Esto se contradice con la idea de establecer una zona autónoma kurda, que el propio Biden defendía hace unos meses.

Los turcos no entraron, sin embargo, solos en Turquía sino que han llevado a mercenarios del Ejército Sirio Libre (ESL), un grupo al que Ankara apoya y financia, para tomar Yarabulus. Turquía espera que estas fuerzas se enfrentarán a las milicias kurdas si ponen pie de nuevo en la orilla occidental de Éufrates, sobre la que Ankara ha impuesto su veto.