22-09-2019 11:18 PM Tiempo de Jerusalén

Activista israelí de la BDS pide asilo político en Canadá

Activista israelí de la BDS pide asilo político en Canadá

Un activista judío israelí que apoya la campaña BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones), que pide el boicot de Israel, ha pedido la concesión del estatus de refugiado político en Canadá.

Un activista judío israelí que apoya la campaña BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones), que pide el boicot de Israel, ha pedido la concesión del estatus de refugiado político en Canadá, señaló el sitio israelí i24.

Gilad Paz, de 34 años, aterrizó en el aeropuerto internacional de Montreal el pasado 11 de agosto proveniente de Tel Aviv y pidió asilo político. Ante los agentes canadienses a cargo de las demandas de asilo, Paz explicó que era un defensor de la campaña BDS y de los derechos humanos.

El periódico israelí Haaretz informó el miércoles que Paz dijo que cooperaba también con Amnistía Internacional y el partido de izquierda Meretz.

Abogado independiente, Paz huyó de Israel debido a la “persecución política” a la que hace frente, dijo al sitio israelí Ynet.

“He llegado a la conclusión de que las gentes como yo no tienen lugar en Israel. Eso es por lo que he querido partir antes de que sea demasiado tarde”, dijo Paz.

“Yo ya no creo en el Estado de Israel. Creo que la empresa sionista fue un error en su esencia y hasta el día de hoy estamos pagando un precio elevado por esto”, señaló, añadiendo que “yo apoyo al BDS porque es el único lenguaje que el Estado de Israel comprende”.

Paz indicó que decidió abandonar la entidad sionista después de que el ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan, y el del Interior, Aryeh Deri, formaran recientemente un grupo de trabajo gubernamental para impedir la entrada de militantes extranjeros de la BDS en Israel y para expulsar a los ya pres.

Él dijo que había escogido Canadá, porque “son los más abiertos a las demandas de asilo político”.

Canadá ha aceptado a 857 demandantes de asilo provenientes de Israel desde 1999. Muchos de ellos son judíos originarios de la ex Unión Soviética, que afirman haber sido perseguidos en Israel.

Las demandas de asilo más recientes proceden de ciudadanos árabe-israelíes que viven en los territorios ocupados en 1948.

En 2013, el gobierno conservador pro-sionista de la época añadió a Israel a su lista de “países seguros” y después de eso hay pocas posibilidades de obtener asilo político para los que proceden de allí. El pasado año sólo 7 solicitudes de asilo de personas procedentes de Israel fueron aceptadas.