24-05-2019 05:13 PM Tiempo de Jerusalén

Tribunal de Bahrein ratifica disolución del partido opositor Wefaq

Tribunal de Bahrein ratifica disolución del partido opositor Wefaq

Un tribunal de apelación de Bahrein ha aprobado una decisión anterior para disolver el principal grupo de oposición shií en el país.

Un tribunal de apelación de Bahrein ha aprobado una decisión anterior para disolver el principal grupo de oposición shií en el país mientras el régimen de Manamá sigue con su represión contra los críticos a pesar de la amplia censura nacional e internacional.

En Junio, un tribunal de Bahrein ordenó la clausura de la sede de la Sociedad Islámica Nacional Al Wefaq.

Un mes más tarde, el tribunal ordenó la disolución del grupo tras las acusaciones de “terrorismo”, que incluían la “incitación a la violencia y el fomento de protestas”.

Esta decisión provocó las críticas de la ONU así como de los dos principales aliados del régimen: Washington y Londres.

El jueves, el tribunal de apelaciones ratificó la decisión del tribunal inferior. El equipo de defensa del Wefaq se retiró del procedimiento en protesta por las presiones del régimen para acelerar el juicio.

El vicesecretario general, Sheij Hussein Addehi, denunció el fallo del jueves señalando que “es un paso peligroso el declarar un estado de absoluto unilateralismo, de gobierno militar y de ausencia de un estado moderno”.

Amnistía Internacional condenó el fallo del tribunal como “un ataque flagrante a la libertad de expresión y asociación y un intento descarado de suprimir las críticas contra el gobierno en Bahrein”.

“Las autoridades de Bahrein no han presentado ninguna creíble evidencia de que el Wefaq es algo distinto a un movimiento de oposición pacífico que ha buscado la reforma política en el país frente a una creciente represión gubernamental”, dijo el director de Investigación y Defensa de Amnistía Internacional, Philip Luther.

La represión en Bahrein ha sido también denunciada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que ha expresado su inquietud por la situación y ha pedido al régimen que ponga fin a la represión contra los disidentes.

La UE, por su parte, ha mostrado su alarma por la “disolución de la Sociedad Islámica Nacional Al Wefaq, la sentencia de 9 años pronunciada contra su secretario general, Sheij Ali Salman, la detención y prohibición de viaje contra activistas pro-derechos humanos y el nuevo arresto de uno de ellos, Nabil Rayab”, señaló.

Represión contra los shiíes

Amnistía Internacional denunció en junio la retirada de la nacionalidad a Sheij Isa Qassem, de 75 años, el líder religioso shií de Bahrein así como a unos 60 dignatarios shiíes, que fueron arrestados por visitar el domicilio de Sheij Qassem en Diraz. Cuatro de estos dignatarios fueron condenados a penas que van desde los 1 a los 2 años de prisión. Otros nueve esperan su proceso.

El shiísmo es la escuela islámica mayoritaria en Bahrein, aunque la familia real es sunní.

Uno de los condenados a 2 años, Sheij Mayid al Meshaal, fue acusado de “reunión no autorizada” y de “incitación a la desobediencia a la policía”.

Bahrein es escenario de un movimiento de protestas pacíficas desde febrero de 2011. El régimen, con el apoyo de fuerzas saudíes, ha matado a más de 100 bahreiníes y herido a cientos más. Miles de opositores están encarcelados.

AI denuncia también que al menos 316 bahreiníes han sido detenidos “arbitrariamente” y privados de su nacionalidad desde 2012.