18-10-2019 05:37 PM Tiempo de Jerusalén

EEUU Contrató a Militantes de Al Qaida para Proteger el Consulado de Bengasi Atacado

EEUU Contrató a Militantes de Al Qaida para Proteger el Consulado de Bengasi Atacado

El Departamento de Estado contrató a milicianos libios simpatizantes de la red islámica radical Al Qaeda para defender al consulado estadounidense en Bengasi, posteriormente atacado en septiembre de 2012.

El Departamento de Estado contrató a milicianos libios simpatizantes de la red islámica radical Al Qaeda para defender al consulado estadounidense en Bengasi, posteriormente atacado en septiembre de 2012.

Acorde con una investigación del medio digital Newsmax, los guardias empleados por el gobierno de Washington eran miembros de la Brigada Mártires 17 de Febrero, que incluso habían desplegado una bandera de Al Qaeda en un sitio propio de Internet.

No está claro si esta organización paramilitar libia cumplió su cometido de proteger a la sede diplomática norteamericana el 11 de septiembre de 2012, cuando la instalación fue agredida por desconocidos, comentó la fuente.

El asalto cobró las vidas del embajador J. Christopher Stevens, el oficial de información Sean Smith, y los exmilitares Navy Seals Tyrone Woods y Glen Doherty.

Stevens fue el primer alto diplomático estadounidense en morir en servicio desde 1979.

Varios vínculos de Internet de la Brigada Mártires profesan amplia reverencia al grupo Ansar al-Sharia, una de las bandas extremistas árabes culpadas por la administración del presidente Barack Obama por el letal ataque en la norteña y segunda mayor ciudad libia.

Ningún portavoz del Departamento de Estado ha difundido una explicación acerca de cómo presuntos seguidores de Al Qaeda terminaron como responsables por la seguridad de una misión gubernamental norteamericana.

Para el próximo miércoles el Congreso federal convocó a nuevos debates políticos y audiencias sobre el incidente en Bengasi, aunque la Casa Blanca trata de finiquitar las discusiones sobre este tema.

El secretario de Defensa, Leon Panetta, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, Martin Dempsey, rindieron testimonio ante el Senado como parte de la prolongada investigación por el ataque al consulado estadounidense.

Los máximos jefes militares fueron citados por el Comité de Servicios Armados de la cámara alta en una pesquisa que también incluyó la comparecencia de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y otras autoridades.

En declaraciones al programa State of the Union, de la CNN, el jefe del Pentágono admitió que hubo fallos de inteligencia y de supervisión logística en el caso de la sede en Bengasi, pero eran retos de seguridad demasiado grandes, dijo.

El general Dempsey agregó que el suceso de Bengasi no fue una batalla de siete horas, sino dos escaramuzas de 20 minutos separadas por seis horas de calma. La unidad estadounidense de auxilio aéreo más cercana estaba a una distancia como de Washington a Los Angeles, alegó.