16-09-2019 06:00 AM Tiempo de Jerusalén

Rusia: un Misil Químico fue Disparado Desde un Lugar Bajo Control Rebelde

Rusia: un Misil Qu&iacutemico fue Disparado Desde un Lugar Bajo Control Rebelde

Moscú no permitirá la repetición del escenario iraquí en Siria, señaló el embajador ruso en Líbano, Aleksander Zasipkin.

Moscú no permitirá la repetición del escenario iraquí en Siria, señaló el embajador ruso en Líbano, Aleksander Zasipkin.

En declaraciones realizadas a los periodistas tras una reunión con el ministro libanés en funciones, Adnan Mansur, en Beirut, Zasipkin dijo que el ataque con un arma química contra un sitio en el campo de Damasco fue provocado por el lanzamiento de un misil desde un lugar en poder de los rebeldes sirios.

Él consideró que el ataque fue una provocación con objetivos políticos y militares llevada a cabo con el fin de abortar la conferencia internacional de Ginebra-2 sobre Siria y afirmó que Moscú adoptará una postura firme en lo que respecta a buscar una salida política a la crisis siria.

“En lo que respecta al tema de las armas químicas, tenemos información de que se trata de una provocación planeada de antemano con unos objetivos políticos. Nuestra información apunta a que un misil con cabeza química fue disparado desde uno de los sitios bajo el control de los rebeldes,” señaló.

Zasipkin dijo que no era la primera vez que tales misiles habían sido usados y citó un incidente anterior que implicaba la utilización de misiles en el área de Jan al Assal, cerca de Alepo, y otro vago incidente en Turquía.
Las autoridades turcas arrestaron hace unos meses a hombres armados en posesión de materiales destinados a fabricar armas químicas, pero el gobierno de Erdogan se negó a continuar las investigaciones y rechazó los llamamientos de Rusia para que fueran clarificadas las circunstancias que rodean el caso.

Por otro lado, el portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia dijo que el gobierno de Bashar al Assad ha demostrado un “enfoque constructivo” hacia el tema de las armas químicas al permitir a los expertos de la ONU entrar en el país.