13-12-2018 12:26 PM Tiempo de Jerusalén

El Hezbolá sirio en combate

El Hezbolá sirio en combate

Durante el actual conflicto en Siria cada vez más civiles empuñan las armas para defender su país.

Durante el actual conflicto en Siria cada vez más civiles empuñan las armas para defender su país. Ellos sonríen ante la sugerencia de lo que ocurre en Siria tiene que ver con la “libertad” o la “democracia” y señalan que lo que tiene lugar allí es una invasión de terroristas takfiris apoyados por estados occidentales, Turquía y algunas monarquías árabes del Golfo con el fin de destruir a Siria y su pueblo.

En los últimos meses, con el desarrollo de la guerra de agresión contra Siria y la guerra de propaganda contra dicho país, se hizo preciso el desarrollo de nuevos métodos de guerra y, dada la extensión del país y de los frentes de lucha, se hizo necesaria una mayor movilización de la población para apoyar el esfuerzo del Ejército. De este modo, el Estado sirio fomentó el establecimiento de milicias civiles armadas que pudieran unirse a la lucha.

En otras ocasiones, estas milicias fueron una iniciativa individual de los habitantes de ciudades o pueblos que querían impedir la entrada en ellos de los terroristas takfiris.

Las más notables y extensas de estas unidades son las Fuerzas de Defensa Nacional, que incluyen a decenas de miles de voluntarios armados. Otras son las “Brigadas del Baas”, compuestas de miembros de ese partido, y las milicias del Partido Nacionalista y Social Sirio. También figuran voluntarios nacionalistas árabes de varios países y voluntarios shiíes iraquíes de la Brigada de Aba al Fadl al Abbas, que buscan proteger, sobre todo, mausoleos y lugares santos.

Existen también las llamadas “Qauat al Rada” (Fuerzas de Satisfacción) compuestas por sirios, jóvenes en su mayoría, tanto sunníes como shiíes, que han servido en el Ejército y que pertenecen ahora, en su mayoría, a las fuerzas de reserva. Algunos las denominan como “el Hezbolá sirio” y señalan que estas unidades se hallan bajo la supervisión del Hezbolá libanés.

No existen registros sobre el número de estas fuerzas, cuyos miembros proceden, sobre todo, de zonas rurales de Homs, Alepo, Deraa y Damasco. Sin embargo, ellos han participado en muchas batallas importantes, incluyendo en la región de Qalamún, como en Yabrud o Rankús, y estuvieron en vanguardia en estas operaciones causando la muerte a gran número de terroristas y poniendo en aplicación los métodos de lucha del Hezbolá libanés. En Rankús, ellos fueron los primeros en penetrar en la ciudad después de la toma de las colinas adyacentes.

Ellos tomaron parte en la batalla de Homs también y estuvieron implicados en los últimos enfrentamientos que tuvieron lugar en la Ciudad Vieja. En la provincia de Homs, ellos han luchado bajo la bandera del “Hezbolá de Siria” y la insignia nacional.

Ahora, algunos medios apuntan a su presencia en las batallas contra los grupos terroristas en Ramuseh y Janasser, al este de Alepo. Ellos están presentes en los grupos que avanzan hacia la Prisión Central de esta ciudad para liberarla del cerco. Asimismo, toman parte en las batalla de la Guta Oriental, en la provincia de Damasco; en el Sur, en la provincia de Deraa; y junto a Quneitra, en la región fronteriza con el Golán sirio ocupado por Israel.

“Ellos tienen la capacidad de llevar a cabo misiones militares difíciles. Además, su fe sólida y su organización efectiva les convierte en fuerzas muy poderosas”, señaló un experto militar sirio. Sin embargo, los miembros de estas fuerzas se consideran iguales que otros sirios que han acudido a llamada del deber para la defensa del país frente a los terroristas y aquellos gobiernos que los patrocinan y que buscan destruir la independencia y soberanía de Siria.


Al Hadath News