21-10-2019 01:51 AM Tiempo de Jerusalén

Talibanes pakistaníes y militantes uzbekos muestran apoyo al EI

Talibanes pakistaníes y militantes uzbekos muestran apoyo al EI

El Movimiento Tehreek-e Pakistán (TTP) ha dado a conocer a través de su portavoz, Shahidullah Shahid, una declaración en la que ofrece “todo el apoyo posible” al EI en su guerra en Iraq y Siria.

El Movimiento Tehreek-e Pakistán (TTP) ha dado a conocer a través de su portavoz, Shahidullah Shahid, una declaración en la que ofrece “todo el apoyo posible” al EI en su guerra en Iraq y Siria, aunque un comentario posterior clarificó que el grupo era leal únicamente al Mulá Omar, líder también de los talibanes en Afganistán.

En su discurso con motivo de la fiesta del Eid, el líder del TTP, Mulá Fazlulá, señaló que el grupo permanecía unido detrás del EI y que estaba “orgulloso de sus victorias”.

La diferencia entre apoyo y lealtad, en este caso, puede ser muy sutil. Los talibanes han prometido enviar al EI combatientes a Iraq y Siria, a pesar de llevar a cabo su propia guerra en Afganistán.

Shahid pidió también a los grupos terroristas que actúan en Siria e Iraq que “dejen atrás sus diferencias” y se unan contra los enemigos del EI.

Un grupo surgido del TTP, Yammat ul Ahrar, también expresó su apoyo al EI en su propia declaración, afirmando que ellos estaban dispuestos a mediar entre el EI, el Frente al Nusra y otros grupos militantes en Siria.

Takfiris uzbekos con el EI

Por su parte, el movimiento takfiri Movimiento Islámico de Uzbekistán (MIU) ha mostrado también su apoyo al EI en una declaración, según una fuente de la policía uzbeka.

“Hemos recibido pruebas de vídeo y audio que confirman la participación de este movimiento en las operaciones militares llevadas a cabo por el EI”, indicó la fuente, citada por la agencia RIA Novosti.

Según él, el grupo, que tiene su base en Afganistán, recluta activamente a combatientes y organiza campos de entrenamiento en las regiones pakistaníes y afganas próximas a la frontera con Uzbekistán.

Los medios anunciaron a finales de septiembre la muerte en Siria de 17 uzbekos que habían combatido en las filas del EI.

El MIU fue creado en 1996 por activistas de partidos políticos prohibidos en Uzbekistán que se habían instalado en Afganistán.

Esta organización está estrechamente vinculada al movimiento de los talibanes y a Al Qaida.