23-10-2018 12:34 PM Tiempo de Jerusalén

EEUU justifica entrega de bombas de racimo a Arabia Saudí

EEUU justifica entrega de bombas de racimo a Arabia Saudí

EEUU ha defendido en un tono desafiante los suministros de bombas de racimo a Arabia Saudí, que ha utilizado estas controvertidas armas en Yemen.

EEUU ha defendido en un tono desafiante los suministros de bombas de racimo a Arabia Saudí, que ha utilizado estas controvertidas armas en Yemen, lo cual ha provocado las condenas de grupos de derechos humanos internacionales.

Un responsable del Pentágono dijo a AFP el domingo que las bombas de racimo serían utilizadas contra “blancos militares claramente definidos”.

Poco antes, la Organización pro-Derechos Humanos Human Rights Watch dijo que las fuerzas saudíes han utilizado bombas de racimo contra los civiles en Yemen.

El grupo pro-derechos humanos dijo que tenía evidencias de que las bombas de racimo, que están prohibidos por un tratado adoptado en 2008 por más de 100 países, fueron utilizadas al menos dos veces en la provincia de Saada, en el norte montañoso de Yemen, en las últimas semanas.

“Llevamos la cuenta de las muertes de civiles debido a las actuales hostilidades en Yemen con mucha seriedad”, dijo un responsable del Departamento de Defensa de EEUU.

“Llamamos a todos los lados a cumplir con las leyes humanitarias y a tomar todas las medidas disponibles con el fin de minimizar el daño a los civiles”, dijo el responsable.

Aunque este arma, que causa enormes daños a los civiles, está prohibida por la Convención sobre Municiones de Racismo, EEUU permite su uso y venta.

EEUU ha transferido estas armas a un país como Arabia Saudí a sabiendas de que iba a utilizarlas en Yemen, donde los aviones saudíes han cometido numerosas masacres.

Las bombas y municiones de racismo son lanzadas desde aviones o disparadas desde el suelo y esparcen una munición más reducida o pequeñas bombas en un amplia área. Algunas de ellas no explotan tras su lanzamiento y se convierten en trampas explosivas que dañan a los civiles, en particular los agricultores y los niños.

La Convención sobre Municiones de Racimo ha estado en vigor desde 2010. Ella requiere que los países signatarios abandonen el uso, producción, almacenamiento y transferencia de estas armas. Hasta Marzo de 2015, 108 estados habían firmado el tratado y 91 lo habían ratificado.