17-06-2024 11:13 AM Tiempo de Jerusalén

EEUU deja claro su apoyo a grupos armados sirios al inicio de la campaña rusa

EEUU deja claro su apoyo a grupos armados sirios al inicio de la campaña rusa

Con el inicio de los bombardeos de aviones de combate rusos en Siria, EEUU ha incrementado dramáticamente su retórica en contra de los ataques de Rusia.

Con el inicio de los bombardeos de aviones de combate rusos en Siria, EEUU ha incrementado dramáticamente su retórica en contra de los ataques de Rusia y de cualquiera que no participe en “su coalición” contra el EI en Siria y ha afirmado que la campaña militar rusa está “condenada al fracaso”.

Esta afirmación expresa claramente la irritación de EEUU y su temor a que su fracasada campaña contra el EI quede en entredicho al lograr los rusos un éxito allí donde el gobierno estadounidense fracasó.

En realidad, todos los intentos de EEUU por influir en la crisis siria han sido un fracaso. Recientemente, Washington se vio obligado a suspender su programa de entrenamiento de terroristas “moderados” cuando dos grupos de estos últimos fueron derrotados, se rindieron o se pasaron al Frente al Nusra, la rama de Al Qaida en Siria, con sus equipos y armas.

Algunos responsables del Departamento de Estado ven la implicación de Rusia en los ataques contra los grupos terroristas en Siria con una “grave preocupación” y piden a Rusia que no lance ataque contra los grupos terroristas distintos al EI, lo que debería incluir al Frente al Nusra, Ahrar al Sham, el Ejército Sirio Libre y otros grupos de ideología similar, que representan un peligro para Siria no menos grave que el del EI.

En este sentido, responsables del Pentágono han afirmado que los primeros ataques de Rusia han sido dirigidos “probablemente” contra áreas que no están en poder del EI.

En realidad, EEUU, que estuvo detrás de la creación del EI, Al Qaida y otros grupos terroristas que asolan el mundo hoy en día interviene en Siria no con el fin de luchar contra el terrorismo, sino para derrocar al gobierno legítimo de Bashar al Assad e instalar un gobierno títere en Siria que sirva a sus intereses y a los de sus aliados regionales -Arabia Saudí, Turquía e Israel. EEUU no tiene ninguna intención de acabar con el EI ni con Al Qaida, sino que busca más bien instrumentalizarlos para que combatan contra los gobiernos a los que desea derrocar o debilitar, como los de Siria, Iraq, Irán y Rusia, que siguen una política independiente de Washington.

Esto no significa que EEUU no esté dispuesto a atacar a estos grupos cuando se salen del control. Cabe recordar, en este sentido, que EEUU bombardeó en su día a varias facciones, incluyendo al grupo Jorasán, vinculado al Frente al Nusra, al que acusó de planear ataques contra objetivos en países occidentales. El ataque contra Al Qaida fue fuertemente criticado por medios opositores sirios y por otros grupos como el Ejército Sirio Libre, lo cual sirvió para desmentir, una vez más, el carácter “moderado” de estas fuerzas.

La reacción de los grupos apoyados por EEUU ante los ataques rusos ha sido también de rechazo en esta ocasión. Algunos afirman que los aviones rusos les han bombardeado y otros afirman que Rusia ha atacado a civiles. Jefes del Ejército Sirio Libre han amenazado incluso a Rusia con “un nuevo Afganistán”.

EEUU, por último, ha señalado que continuará sus propios ataques contra el EI en Siria, después de que Rusia le llamara a detener sus operaciones con el fin de evitar incidentes aéreos no deseados. Rusia ha pedido también que las dos naciones se coordinen en contra del terrorismo en Siria, algo que EEUU se ha negado a hacer.