01-02-2023 05:12 PM Tiempo de Jerusalén

China advierte que podría militarizar las Spratly para hacer frente a EEUU

China advierte que podría militarizar las Spratly para hacer frente a EEUU

Medios militares chinos han advertido que tomarán "todas las medidas necesarias" en respuesta a las continuadas incursiones navales estadounidenses.

Medios militares chinos han advertido que tomarán "todas las medidas necesarias" en respuesta a las continuadas incursiones navales estadounidenses en el interior de las 12 millas marítimas alrededor de los islotes del Archipiélago de las Islas Spratly, en el Mar de la China Medional.

China ha agrandado artificialmente algunas de estas islas, cuya soberanía Filipinas y Vietnam también reclaman, con el fin de construir puertos y aeropuertos, un hecho denunciado por EEUU. Pekín, su parte, ha señalado que estas obras no persiguen objetivos militares, sino el desarrollo económico de la región del Mar de la China Meridional.

Sin embargo, ante el anuncio estadounidense de que Washington piensa enviar más barcos a navegar dentro de las 12 millas de las islas, China ha advertido que tendrá que incrementar sus contramedidas en el caso de que los norteamericanos cumplan con lo anunciado.

Según la publicación Global Times, "si tales provocaciones continúan, barcos de guerra chinos tendrán que hacer frente a más encuentros con sus homólogos estadounidenses y Pekín se verá obligado a acelerar el despliegue militar en la zona, incluyendo una militarización de las islas hasta el extremo en que sea necesario para hacer frente militarmente a EEUU en esta región".

Global Times añade que "es posible también que China despliegue cazabombarderos en estas islas".

"Los planificadores militares estadounidenses son muy cortos de mente si no pueden contemplar el cuadro general y abrazan la ilusión de que pueden hacer ostentación de su poder, granjearse los aplausos de sus aliados y frustrar la confianza de China si envían un barco de guerra al Mar de la China Meridional", señala la publicación.

"Washington debería considerar si realmente quiere que China transforme estas islas en puntos de vanguardia que hagan frente a las incursiones de barcos estadounidenses".

"Los norteamericanos deben tener en cuenta que cuando se trata de los intereses vitales de China, su determinación de preservar ciertos intereses estratégicos suyos no podrá prevalecer frente a la determinación de nuestro país para defender su soberanía. Después de mostrar su fuerza y alardear sobre su capacidad militar en las puertas de China, Washington debería saber cuando detenerse", concluyó Global Times.

En este mismo sentido, el portavoz del Ministerio de Defensa chino, coronel Yang Yujun, declaró: "Llamamos a EEUU a no continuar por el camino equivocado. Sin embargo, si el lado norteamericano continúa, tomaremos todas las medidas necesarias". Él enfatizó que la determinación de China para defender su soberanía nacional e intereses de seguridad era "sólida como una roca".

Además de los aviones de combate mencionados por Global Times, China también podría enviar a las islas submarinos diesel que, aunque tienen menos prestaciones que un submarino propulsado por energía nuclear son tremendamente silenciosos y difíciles de detectar en aguas cercanas a la costa, señala el analista militar Dave Majumdar en la publicación National Interest. Armados con misiles de crucero y torpedos, estos submarinos -que incluyen el submarino de fabricación rusa clase Kilo y el submarino de fabricación china clase Yuan- constituyen una gran amenaza dado que los buques de superficie son muy vulnerables a los ataques submarinos. A esto hay que añadir buques de superficie, como fragatas y destructores, dotados de sofisticados misiles antibuque.

China podría desplegar asimismo minas marítimas en las aguas incluidas dentro de las 12 millas de sus islas. El país asiático dipone de al menos 40 minadores y continuamente mejora sus capacidades.

Medios norteamericanos han señalado que las operaciones norteamericanas no tienen nada que ver con asegurar el flujo de libre comercio o la libre navegación, algo que China no tiene interés en impedir, sino en presionar a las instalaciones defensivas chinas, en particular las localizadas en la isla de Hainan.

En realidad, EEUU, en un estado de declive económico y haciendo frente a crecientes desafíos por parte de sus rivales, está buscando utilizar su poder militar para mantener su posición global en Oriente Medio, Europa Oriental, Ucrania y la región de Asia y el Pacífico, donde el ascenso económico de China amenaza con desbaratar su dominio en la región desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.