07-10-2022 09:54 AM Tiempo de Jerusalén

Sayyed Jamenei envía segunda carta a los jóvenes occidentales

Sayyed Jamenei envía segunda carta a los jóvenes occidentales

El Imam Jamenei ha hecho un llamamiento a la juventud de los países occidentales para que ayude a allanar el camino para una correcta interacción entre el mundo occidental y los musulmanes...

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, Imam Sayyed Ali Jamenei, ha hecho un llamamiento a la juventud de los países occidentales para que ayude a allanar el camino para una correcta interacción entre el mundo occidental y los musulmanes tras los ataques terroristas en la capital francesa a principios de mes.

En una carta abierta publicada el domingo, el Imam Jamenei pidió a la juventud occidental que “siente las bases de una correcta y honorable interacción con el mundo musulmán basada en un conocimiento apropiado, un análisis profundo y las lecciones aprendidas de estas horribles experiencias”.

Se trata de la segunda vez que el Líder iraní se dirige a la juventud occidental en una carta abierta. En enero, el Ayatolá Jamenei envió otra misiva a los jóvenes de Europa y América del Norte, pidiéndoles que estudiaran el Islam y obtuvieran información de primera mano sobre él antes de aceptar la propaganda de sus gobiernos.

“Los amargos acontecimientos provocados por el terrorismo ciego en Francia me han llevado, una vez más a hablar con la gente joven. Para mí, resulta muy lamentable que tales incidentes sean los que creen el marco para una conversación. Sin embargo, es una realidad que si estos dolorosos temas no allanan el terreno para buscar soluciones y llevar a cabo mutuas consultas, entonces los daños se multiplicarán”.

El sufrimiento de cualquier ser humano, en cualquier parte del mundo, causa aflicción a cualquier otro ser humano. La imagen de un niño que pierde su vida ante los ojos de sus seres queridos, de una madre cuya alegría por su familia se transforma en dolor, de un esposo que se apresura a trasladar el cuerpo sin vida de su esposa o del espectador que desconoce si dentro de poco verá la escena final de su vida son imágenes que despiertan emociones y sentimientos en cualquier ser humano. Cualquiera que sea capaz de sentir afecto y tenga humanidad se siente consternado al ver tales escenas, ya sea en Francia, en Palestina, Iraq, el Líbano o Siria.

Sin ninguna duda, los mil millones y medio de musulmanes del mundo comparten este sentimiento y repudian a los autores de tales tragedias. Yo estoy convencido de que sólo ustedes, los jóvenes, al ver tales calamidades en el mundo de hoy, serán capaces de encontrar nuevas vías para construir el futuro y evitarán el camino incorrecto que ha conducido a Occidente hacia su situación actual.

Es correcto decir que el terrorismo es nuestra preocupación. Sin embargo, es necesario que sepan que la inseguridad y el desasosiego que experimentaron a causa de estos recientes acontecimientos se diferencian en dos aspectos claros del sufrimiento que los pueblos de Iraq, Yemen, Siria y Afganistán han tenido que soportar durante muchos años. En primer lugar, el mundo del Islam ha sido víctima del terror y la brutalidad en una dimensión más amplia y durante un tiempo mucho más prolongado. En segundo lugar y desgraciadamente, esta violencia ha contado con el apoyo de algunas grandes potencias a través de diversos métodos y medios efectivos.

En la actualidad, son pocas las personas que no están al tanto del papel que EEUU ha desempeñado en lo que se refiere a crear, fortalecer y armar a Al Qaida, los talibanes y sus sucesores. Junto a este apoyo directo, los reconocidos patrocinadores del terrorismo takfiri -a pesar de tener los sistemas políticos más retrógrados- continúan siendo engalanados como aliados de Occidente mientras los demócratas más avanzados, brillantes y dinámicos de la región son eliminados de una forma inmisericorde. La política occidental de doble rasero ante el despertar del mundo islámico es un ejemplo claro de las contradictorias políticas occidentales.

Otro aspecto de estas políticas contradictorias es visto en el apoyo al terrorismo de estado israelí. El oprimido pueblo de Palestina ha venido experimentando el peor tipo de terrorismo en los pasados 60 años. Mientras los ciudadanos europeos se han refugiado en sus casas durante algunos días y evitan estar presentes en centros concurridos, hace décadas que una familia palestina no se encuentra a salvo ni siquiera en su propia casa frente a la máquina de muerte y destrucción del régimen sionista. ¿Qué tipo de violencia atroz es comparable a la construcción de asentamientos por parte del régimen sionista? Este régimen destruye cada día los hogares de los palestinos, sus campos de cultivo y sus granjas, sin ser seria y significativamente cuestionado por sus aliados influyentes o incluso por las organizaciones internacionales independientes”.

El Imam Jamenei también se refirió a las campañas contra los países musulmanes en los últimos años, que han causado “incontables víctimas”, como otro ejemplo de la “lógica contradictoria de Occidente”.

Su Eminencia dijo que los países que han sido atacados han sufrido numerosas muertes y pérdida de “infraestructura industrial y económica”.

El Imam Jamenei expresó su esperanza de que la juventud occidental sea capaz de “cambiar esta mentalidad (occidental) corrompida por la duplicidad, una mentalidad cuya mayor habilidad es la de ocultar las metas fijadas a largo plazo y adornar objetivos perversos”.

El Líder dijo que mientras que “el doble rasero” continúe dominando las políticas occidentales y clasificando a los terroristas en “buenos” y “malos” las raíces de la violencia no deberán ser buscadas en otra parte.

“Desgraciadamente, estas raíces han calado muy hondo en la política occidental durante el transcurso de muchos años y han llevado a una invasión suave y silenciosa”, dijo el Líder. “Considero la imposición de la cultura occidental a otros pueblos y la trivialización de las culturas independientes como una forma de violencia silenciosa y sumamente dañina”.