25-06-2022 10:09 AM Tiempo de Jerusalén

La ONU decreta una pausa en las negociaciones intersirias

La ONU decreta una pausa en las negociaciones intersirias

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, anunció el miércoles que el diálogo dirigido a detener el conflicto en el país levantino entra en una pausa, hasta el 25 de febrero.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, anunció el miércoles que el diálogo dirigido a detener el conflicto en el país levantino entra en una pausa, hasta el 25 de febrero.

Según el facilitador de las conversaciones indirectas entre el Gobierno y la oposición -no se prevén por el momento encuentros cara a cara- el cese temporal responde a la necesidad de que las partes lleguen a la mesa comprometidas con cambiar la situación del pueblo sirio, principal víctima de cinco años de combates.

En una rueda de prensa, insistió en que las negociaciones que comenzaron el viernes responden a una resolución del Consejo de Seguridad y "no pueden tratarse de hablar por hablar".

De Mistura esgrimió que la delegación gubernamental señala cuestiones de procedimiento antes de discutir el asunto humanitario, colocado como un condicionamiento por el grupo de Riad, principal representación opositora.

El grupo de Riad amenazó en los últimos días con retirarse del diálogo, si el Gobierno y sus aliados, en particular Rusia, no detienen su ofensiva y las tropas de Damasco no levantan el cerco a localidades bajo control rebelde.

Siria rechaza la postura opositora, que considera una manipulación del tema humanitario a favor de quienes desde el exterior (occidente y potencias regionales como Arabia Saudí y Turquía) apoyan a los grupos armados para imponer el cambio de régimen en el país árabe.

“Toda nuestra nación esta asediada por las sanciones económicas y los terroristas”, advirtió el jefe de la delegación gubernamental, el embajador sirio ante la ONU, Bashar Yaafari, quien reiteró como prioridad la erradicación del terrorismo para aliviar el sufrimiento humanitario y generar condiciones propicias para pláticas sin injerencia foránea.

De Mistura aseguró aquí no sentirse frustrado ni decepcionado por la necesidad de fijar una pausa en las conversaciones llamadas Ginebra III, en alusión a los anteriores encuentros para tratar de poner fin al conflicto.

"Llevo suficiente tiempo en la ONU como para saber que cuando hay una guerra de cinco años debemos ser firmes, pero también realistas", dijo.

El enviado especial subrayó la importancia de lanzar señales de alerta cuando el proceso no marche en la dirección prevista, de cara a impedir que vuelva a fracasar.

PL