27-01-2023 02:25 AM Tiempo de Jerusalén

Los mensajes de Sayyed Nasralá al exterior y el interior

Los mensajes de Sayyed Nasralá al exterior y el interior

La larga entrevista concedida por el secretario general de Hezbolá al canal Al Mayadin ha dominado el escenario político en estos últimos días, dado que él contenía mensajes en varias direcciones.

La larga entrevista concedida por el secretario general de Hezbolá al canal Al Mayadin ha dominado el escenario político en estos últimos días, dado que él contenía mensajes en varias direcciones.

El más importante mensaje fue dirigido a los israelíes. Era importante que Hassan Nasralá se expresara sobre este tema después de los insistentes rumores sobre una posible agresión israelí contra el Líbano en abril, en mayo o un poco más tarde. Estos rumores estaban basados en el hecho de que la decisión de las monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo y la Liga Árabe de clasificar a Hezbolá como “terrorista” podría ser percibida por los israelíes como una luz verde para llevar a cabo una vasta operación contra el Líbano y Hezbolá. Los países del CCG y otros árabes no protestarían, en efecto, contra tal agresión.

Por esta razón, los israelíes podrían creer que éste era el momento para lanzar una agresión, teniendo en cuenta además, la implicación de miles de combatientes de Hezbolá en la guerra de Siria.

La respuesta de Nasralá ha ido dirigida a disipar todos esos rumores. Con gran claridad, el secretario general de Hezbolá ha declarado que, dado que los israelíes han estado amenazando e invadiendo el Líbano durante décadas, él considera que el país y Hezbolá tienen derecho a defenderse.

Él dijo que Hezbolá puede lanzar misiles contra las instalaciones nucleares israelíes que están situadas muy cerca de las ciudades. Nasralá ha dado muchas precisiones sobre los lugares que podrían ser atacados para hacer más creíbles sus advertencias y demostrar también que posee informaciones muy exactas que un gran número de israelíes desconocen.

Él ha afirmado que si los dirigentes israelíes han situado estas peligrosas instalaciones cerca de las ciudades es porque ellos tenían garantías de que los árabes no las bombardearían a pesar de poseer misiles sofisticados e incluso inteligentes. Sin embargo, Hezbolá no se siente vinculado a los compromisos adoptados por los regímenes árabes, en especial los del Golfo, y no dudará en atacar estas instalaciones, si el Líbano es objeto de un ataque.

Además, Nasralá ha incitado a los israelíes a pedir a sus dirigentes que desplacen estas instalaciones para no ser afectados en caso de bombardeos de Hezbolá, sembrando así la duda en las mentes de los israelíes sobre el buen gobierno de sus dirigentes y su preocupación real por la población israelí.

Nasralá ha revelado también a los israelíes que sus dirigentes han escondido misiles con ojivas nucleares en los edificios académicos y ha empujado a la población israelí a protestar contra tales decisiones. Él ha repetido en varias ocasiones que si el Líbano fuera atacado, la respuesta de Hezbolá sería esta vez sin líneas rojas. También insistió en el hecho de que su formación está preparada para todas las eventualidades y ha aconsejado a sus adversarios que no apuesten por el hecho de que Hezbolá esté demasiado ocupado en Siria como para mantener la vigilancia en su frontera sur.

El dossier israelí ha ocupado una parte importante de la entrevista, pero Nasralá evocó también otros temas como la decisión rusa de retirar a la mayor parte de sus tropas de Siria. A este respecto, el secretario general de Hezbolá dijo que su partido había sido informado de la intervención militar rusa cuatro meses antes de que  ella se produjera, al igual que fue informado en avance de la decisión ruso de proceder a una retirada parcial. Él estimó que la intervención rusa del 30 de septiembre en Siria tuvo como objetivo el de impedir toda agresión terrestre turca apoyada por la OTAN.

Este riesgo ha desaparecido ahora. Eso es por lo que Rusia ha decidido retirar al exceso sobrante de sus fuerzas cuya presencia ya no era necesaria, dejando sobre el terreno a una fuerza que es suficiente para luchar contra el terrorismo y preservar la fuerza del Ejército sirio.

Nasralá dijo que la posición turca está en vías de cambiar y que el verdadero problema que impide un avance en el proceso de solución política en Siria es Arabia Saudí.

El secretario general de Hezbolá habló a continuación del dossier interno libanés reiterando su apoyo a la candidatura del general Michel Aún y añadiendo que el Líbano tiene necesidad de un presidente fuerte que no pueda ser comprado o intimidado. Al mismo tiempo, él citó al jefe de las Fuerzas Libanesas, Samir Geagea, al que acusó de intentar sembrar la cizaña entre Hezbolá y la Corriente Patriótica Libre de Aún al insinuar que la formación shií no ha presionado a sus aliados Suleiman Frangié y Nabih Berry para que elijan a aquel para la presidencia.

A este respecto él explicó que Hezbolá no mantiene una relación jerárquica con sus aliados y que nunca ha presionado a la CPL ni tampoco va a hacerlo con los otros aliados. Nasralá estimó que si Frangié obtuviera el quórum de dos tercios entonces sería él el elegido en el contexto actual. El hecho de que no pueda asegurarlo es otra razón para apoyar al candidatura del general Aún.

En el campo interno, Nasralá ha abierto la puerta a un encuentro entre él mismo y el líder de la Corriente del Futuro, Saad Hariri, poniendo así la pelota en el campo de este último. De momento, el dossier presidencial permanece bloqueado y el diálogo entre Hezbolá y la Corriente del Futuro puede ser ahora clave para desbloquear los asuntos institucionales.



Scarlett Haddad – L´ Orient Le Jour