27-09-2021 01:41 AM Tiempo de Jerusalén

Comité parlamentario condena ayuda policial del Reino Unido a Bahrein

Comité parlamentario condena ayuda policial del Reino Unido a Bahrein

Mientras que las manifestaciones populares en Bahrein se multiplican, la Policía británica ha enviado a un grupo de funcionarios para entrenar a las fuerzas de seguridad bahreiníes...

Mientras que las manifestaciones populares en Bahrein se multiplican, la Policía británica ha enviado a un grupo de funcionarios para entrenar a las fuerzas de seguridad bahreiníes en técnicas de tortura, señalaron medios británicos.

Un comité parlamentario británico ha criticado a la Policía del país por prestar esta asistencia a las fuerzas de seguridad de Bahrein, cuyo uso de la tortura está ampliamente extendido y documentado y a las que se acusa de reprimir con brutalidad y violencia las manifestaciones populares.

En virtud de un acuerdo firmado en 2015, la Universidad de la Policía británica (College of Policing) ha aceptado entrenar a las fuerzas del Ministerio del Interior de Bahrein. El comité también criticó el rechazo del Ministerio de Exteriores a publicar tales contratos, que violan claramente los derechos humanos.

Un grupo de abogados ha escrito una carta al Ministerio de Exteriores para presentarle el caso de un militante de Bahrein torturado por el régimen. Ellos estiman que el acuerdo con Manamá ha suscitado inquietud en lo que respecta al compromiso del Reino Unido con el respeto a los derechos humanos.

Por su parte, el académico británico Roney Shakespeare denunció el hecho de que “el valeroso pueblo de Bahrein esté siendo golpeado, gaseado, electrocutado y torturado por métodos diseñados por el gobierno británico”.

Él afirmó que el gobierno británico debería estar “avergonzado” por su apoyo a la tiranía de la familia Al Jalifa en Bahrein y debería ser considerado responsable penal por ayudar a las fuerzas de seguridad de Bahrein y Arabia Saudí en su represión contra las protestas populares, que duran ya años, en el pequeño país del Golfo Pérsico.

Él señaló que esta colaboración británica con el régimen de Manamá forma parte de un plan conjunto entre los países occidentales y Arabia Saudí para aplastar a los movimientos democráticos en los países controlados por monarquías en el Golfo Pérsico.

“Una de las razones de esto es que las fuerzas democráticas en esos países se oponen a Israel y sus políticas”, añadió.

Bahrein ha estado sacudido por las manifestaciones pro-democracia desde 2011. En ese año, el régimen destruyó la Plaza de la Perla, en la capital Manamá, que se había convertido en el símbolo de las protestas.

Más de un centenar de personas han sido muertas y cientos más heridas y arrestadas en la represión del movimiento democrático.

En la actualidad, más de 3.000 presos políticos sufren detenciones arbitrarias en Bahrein, según un informe del Centro de Bahrein para los Derechos Humanos (BCHR).

Las fuerzas de Bahrein emplean habitualmente la tortura con métodos como palizas, permanencia en posiciones dolorosas, amenazas de asesinato contra la familia del detenido, electrocuciones, exposición al frío extremo, abusos sexuales etc.