18-07-2024 01:33 AM Tiempo de Jerusalén

Una Corresponsal de la CNN Despedida por su Cobertura sobre Bahrein

Una Corresponsal de la CNN Despedida por su Cobertura sobre Bahrein

The Guardian ha revelado que una correspondiente de la cadena estadounidense CNN, Amber Lyon, ha sido expulsada de su puesto de trabajo después de realizar un documental de una hora y media sobre la situación en Bahrein.

El periódico británico The Guardian ha revelado que una correspondiente de la cadena estadounidense CNN, Amber Lyon, ha sido expulsada de su puesto de trabajo después de realizar un documental de una hora y media sobre la situación en Bahrein. Ella se negó a aceptar las presiones de la cadena y del gobierno de Bahrein para cambiar algunos pasajes y agregar otros y, en consecuencia, Lyon fue despedida.

En su cuenta de Twitter, la periodista denunció las presiones de la cadena para cambiar el contenido del documental. Ella dijo, entre otras cosas, que la mayoría de los activistas que entrevistó fueron detenidos por las autoridades, incluyendo Nabil Rayab y un médico.

De hecho, Lyons y su equipo de dos reporteros y camarógrafos fueron arrestados en marzo de 2011. “Nos confiscaron las cámaras por la fuerza y nos interrogaron”, dijo.

“El día después de nuestra detención, la prensa de Bahrein publicó una información acusándome de haber mentido en mi documental. Fue entonces cuando me di cuenta de cómo el gobierno de Bahrein está dispuesto a mentir. He comprendido también la necesidad de denunciar al régimen y su represión contra el pueblo y los activistas detenidos”, señaló.

Ella añadió que a su regreso a EEUU se sorprendió por el rechazo de la CNN a emitir el documental, cuya realización costó 100.000 dólares y que incluye testimonios de familiares de los activistas torturados e imágenes claras sobre los disparos de las fuerzas de seguridad contra los revolucionarios.

Según el artículo de The Guardian, la corresponsal contó en directo en la CNN las circunstancias de su detención por parte del gobierno de Bahrein y denunció sus crímenes. Ella supo, entre otras cosas, que el régimen del país del Golfo se había quejado ante la dirección de la CNN de su cobertura mediática.

La CNN también le pidió a agregar información falsa en su documental como que el ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein había pedido no abrir fuego contra los manifestantes y que el activista Nabil Rayab había fabricado fotos falsas de supuestas heridas causadas a manifestantes.

En su cuenta de Twitter, Amber Lyon concluye: “Las amenazas de la cadena no me asustan. Están tratando de silenciarme. Yo elegí la profesión del periodismo a decir la verdad y no para ocultarla.”