05-08-2021 08:25 AM Tiempo de Jerusalén

Fisk: un encuentro con “El Tigre”

Fisk: un encuentro con “El Tigre”

Un reportaje británico ha arrojado luz sobre uno de los oficiales más conocidos del Ejército sirio, el coronel Suhail Hassan, conocido con el apodo de “El Tigre”.

Un reportaje británico ha arrojado luz sobre uno de los oficiales más conocidos del Ejército sirio, el coronel Suhail Hassan, conocido con el apodo de “El Tigre”.

El periódico The Independent ha publicado un reportaje de Robert Fisk sobre “uno de los hombres que inspiran más miedo” en las filas de los rebeldes. Él se reunió con Fisk en su cuartel general en el norte de Alepo.

El Tigre escribe poesía, pero es un soldado muy duro. Él no teme morir y describe con detalle su campaña desde Hama a Alepo, donde sus hombres levantaron el cerco a la Prisión Central.

Antes de la batalla, él intenta persuadir a los hombres del Frente al Nusra o el EIIS que se rindan.

“Les hablo con el altavoz y les digo que tienen una opción: “Hay una alternativa a la guerra y la destrucción.” En presencia de hombres religiosos del gobierno les digo: “Podéis iros. Podéís salir con seguridad. No me hagáis destruiros.” Algunos salen. Cientos de ellos. Otros fingen que se rinden y nos atacan. Yo respeto mi compromiso si son sinceros. Pero todos los que buscaron engañarme están muertos.” “Mis enemigos me respetan porque saben que nunca miento”, señala.

El Tigre señala que no hay una guerra civil en Siria sino una batalla contra un complot internacional y se muestra duro hacia sus enemigos: “Ellos no son seres humanos. Son bestias, no seres humanos. Toman drogas y llevan cinturones suicids y cuchillos y armas muy avanzadas. Ellos habían creado toda una fábrica de morteros y proyectiles de 120 mm y más cerca de aquí. Ellos poseen tecnología avanzada y expertos. Pero todas esas fábricas están ahora en nuestas manos.”

El coronel es muy popular entre sus hombres, que hablan de la ferocidad con la que el Tigre persiguió a sus enemigos hacia el norte por la autopista desde Hama hacia Alepo. Él la llamó “Operación Matar o Morir”. Él dijo que los grupos armados perdieron miles de hombres en aquel avance.

Cuando estaba luchando alrededor de la Prisión Central de Alepo para levantar el cerco, los militantes contactaron con él por radio y le amenazaron: “Detén tus operaciones ahora, especialmente alrededor de la pisión o morirás”, me dijeron. Yo les contesté: “Sois vosotros los que vais a tener aquello con lo que amenazáis.”

Él también busca explotar las diferencias entre las filas de los terrroristas, como el Frente al Nusra o el Ejército Sirio Libre, apoyado por los países occidentales. Sin embargo, señala Fisk, ya no se oye hablar mucho del ESL. Los hombres a quien Obama y Europa consideran como “moderados” ya no pueden ser hallados en el campo de batalla.

El coronel dice que no ha visto a su hijo durante cuatro años. “Tenía sólo dos años la última vez que le vi. Ahora tiene seis. Pero este es mi hogar, Siria, y no le veré hasta que se logre la victoria del bien sobre el mal o hasta que muera.”