26-11-2022 11:49 PM Tiempo de Jerusalén

Enviado de la ONU condena bombardeos terroristas contra civiles en Alepo

Enviado de la ONU condena bombardeos terroristas contra civiles en Alepo

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, condenó el martes de manera enérgica los ataques de opositores armados contra áreas de la noroccidental ciudad de Alepo.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, condenó el martes de manera enérgica los ataques de opositores armados contra áreas de la noroccidental ciudad de Alepo, donde causaron decenas de bajas civiles.

En un comunicado, el diplomático criticó el bombardeo de las inmediaciones de la mezquita de Rahman, al cual se atribuyen muertos y heridos entre la población.

De Mistura calificó de indiscriminados e injustificables los ataques de la llamada oposición armada, un término que el gobierno sirio rechaza, por considerar que se trata de extremistas y terroristas.

Desde marzo de 2011, el país levantino sufre una agresión financiada y promovida por potencias occidentales y sus aliados árabes, en sintonía con el cambio de régimen que persiguen.

La nueva acción violenta de los grupos irregulares se produjo cuando el enviado especial de la ONU se encontraba en Damasco, como parte de sus gestiones para impulsar la búsqueda de una salida negociada del conflicto.

A principios del pasado mes, de Mistura instaló en Ginebra consultas con el gobierno, la oposición y actores regionales e internacionales, proceso encaminado a explorar el terreno de cara a la implementación de un comunicado firmado en 2012 en esa propia ciudad suiza.

Según el funcionario, su objetivo es escuchar a todas las partes, en aras de encontrar puntos comunes que ayuden en la solución pacífica.

Damasco considera que el fin de la crisis pasa por combatir el terrorismo sembrado desde el extranjero y por dejar de apoyarlo.

Por su parte, occidente y sus aliados interpretan el Comunicado de Ginebra, base de la ONU para buscar la paz, como la exclusión del presidente Bashar al Assad del futuro político de la nación levantina, postura injerencista que ha llevado al fracaso de anteriores internos por detener el derramamiento de sangre.


PL